La Iglesia es la primera línea de apoyo para contrarrestar las heridas psicológicas dejadas por el COVID-19

En todo el mundo se ha visto los estragos psicológicos que ha dejado el coronavirus, desde el contagio del mismo virus hasta las enfermedades psicológicas, las cuales son las menos atendidas. La falta de fe, poca paciencia a este encierro y el miedo, provoca que muchas personas pierdan poco a poco esta batalla contra una pandemia mundial.

Miles de fieles a pesar de seguir en pie frente al miedo por el coronavirus, presentan ciertos desniveles de incertidumbre por la falta de trabajo, salud y más. Es en este punto que la iglesia, nuestra iglesia, juega un papel fundamental para ayudarnos a “perder equipaje para poder volar”.

Atravesar el post-trauma

Hay situaciones en las que ni la psicología puede sustituir a la espiritualidad, eso sí, tampoco la fe puede sustituir la ayuda psicológica. Encontramos casos de personas que salen de una cuarentana drenados de energía, sin poder acoplarse a una nueva normalidad donde el distanciamiento es fundamental pero el apoyo evangélico necesario.

El objetivo de la ayuda psicológica, entre muchos, es una ayuda necesaria para superar el duelo de un ser querido, ayuda a la persona a superar el dolor, a que se adapte a la vida después de la pérdida y que pueda hacer frente a los cambios personales y del entorno, y su ámbito es la salud mental.

Mientras que el apoyo espiritual propicia la experiencia del encuentro con Cristo y ayuda también a la persona a superar el dolor desde el marco de su finalidad general, que consiste en ayudar a descubrir el proyecto que Dios tiene sobre cada persona, en su camino de maduración humana y cristiana, en el desarrollo pleno de su realidad de hijo de Dios.

La iglesia somos todos

Es natural del ser humano sentirse escuchado, querido y perteneciente a un equipo. Ese es el trabajo de la iglesia, un trabajo necesario para con la sociedad y todas las personas que lo necesitan, una institución que acompaña e impulsa a muchas personas a seguir adelante.

SiguenosFollow on FacebookTweet about this on Twitter

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here