Transforma esa AGRESIÓN en un TESORO.

Las adversidades son agresiones que causan graves heridas, pero si tus reacciones son buenas, puedes transformar bellos tesoros con ellas.

Una ostra, cuando es herida por un cuerpo extraño (un paracito o un grano de arena) que se introduce en su interior y no puede ser expulsado, su organismo reacciona frente al agresor encapsulando y recubriéndolo con “nácar” que es una sustancia lustrosa que la ostra produce. Lo cubre con capas y capas y más capas de nácar hasta ver protegido su cuerpo indefenso del invasor. Como resultado, con el tiempo se va formando una perla hermosa y muy valiosa.

“Las hermosas perlas son producto del dolor, ¡Son heridas cicatrizadas!”

Así como la ostra reacciona cubriendo con su nácar al agresor y termina transformándola en una perla; si tú reaccionas cubriendo con amor a esas agresiones, y lo cubres con capas y más capas de amor, “lo encapsulas con el amor de Dios que hay en ti”; anularás el daño y terminarás transformándolo en preciosos tesoros.

Resultado de imagen para perlas en las ostras

Una ostra que no ha sido herida, no puede producir perlas. Si reaccionas mal contra las adversidades, te puedes estar perdiendo la oportunidad de producir tesoros inimaginables. Tratar de evadir las adversidades es como querer negarse a ser feliz. Si Dios lo permitió, es porque nos ve como su mejor tesoro.

“Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos”

(Malaquías 3: 17).

“Las adversidades vinieron a ayudarte a producir hermosos tesoros.”

Extraído del Libro “Enfrenta esa ADVERSIDAD soluciona ese PROBLEMA”

SiguenosFollow on FacebookTweet about this on Twitter

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here